jueves, 19 de septiembre de 2019

“Impacto del Programa de Formación de Recursos Humanos en la Asociación Estratégica Global México-Japón, una breve perspectiva personal”


En 2010 con 36 años de edad y con más de 10 años de experiencia como Examinador de Patentes en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), participé en la convocatoria de la “Japan International Cooperation Agency” (JICA) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) al “Programa de Formación de Recursos Humanos en la Asociación Estratégica Global México-Japón, afortunadamente resulté ganador y obtuve una beca para una estancia técnica de un año en el área de Propiedad Intelectual en el Instituto Tecnológico de Osaka, así que salí de México hacia esas lejanas tierras.



En ese momento mis hijos Abigail, Omar y Mariel, quienes tenían 11, 10 y 6 años respectivamente, me acompañaron en todo el proceso de la convocatoria viendo y viviendo cada uno de los requisitos que se debían cumplir y obviamente mi Vicky quien siempre estuvo a mi lado alentándome y apoyándome en ese reto, antes, durante y aún sigue siendo mi apoyo.

A decir verdad, al momento que supe de los resultados y que fui seleccionado para el programa sentí una gran satisfacción personal, pero seguido de ese sentimiento empecé a experimentar una especie de nostalgia ya que tendría que apartarme de mi familia por todo un año y realmente en ese instante no sabia lo que era “un año”.

La estancia técnica requería de mucho esfuerzo y actitud, ya que, aunque los japoneses son excelentes anfitriones, la cultura y costumbres obviamente son totalmente diferentes a las nuestras. Para no extrañar a la familia, amigos y colegas mexicanos tenía que estar entretenido todo el tiempo así que, además de estar muy activo en el instituto, tuve que aprender a moverme en el idioma japonés para poder interactuar fuera del Instituto donde estaba en capacitación. Abajo se muestran algunos vídeos que ilustran poco pero sustancioso de lo que hice en Japón tanto en su entorno cultural y de costumbres como en el entorno educacional.

Excelentes amigos y excelentes profesores del Instituto Tecnológico de Osaka

Video 1: Living and Studying in Japan JICA Intellectual Property Rights. OSIC OSAKA

Video 2: OSAKA JAPON, Propiedad Intelectual JICA

Una grata experiencia fue el convivir en los primeros meses del programa con muchos colegas mexicanos provenientes de diferentes estados de la república mexicana, jóvenes con mucho entusiasmo y talento, sumamente profesionales y dignos de representar a México en el extranjero, mis queridos amigos "Ex-Kenshuines".

Autor: Bruno Abraham Lopez Berumen, Japón 2010.
Durante la capacitación técnica se efectuaron vistas a varias empresas, estas empresas japonesas, a pesar de ser PyMEs tenían un amplio conocimiento de temas de Propiedad Intelectual y enfatizaban en la importancia de capacitar al personal en estos temas desde etapas tempranas de su formación, fue así como decidí que el enfoque de mi “Action Plan” al regresar a México sería el de capacitar a los creadores mexicanos desde etapas tempranas de su educación, más específicamente desde el nivel educativo medio superior de enseñanza técnica. 

El impacto que tuvo este programa en mi vida profesional y personal fue muy grande ya que me permitió conocer el valor que un país desarrollado le da a la protección de sus creaciones por medio de la Propiedad Intelectual y ver de primera mano los valores de disciplina y civismo de los japoneses. Regresando a México tuve que tropicalizar todos mis conocimientos y experiencia adquirida para poder aplicarlos a mi país y aportar algo a la sociedad.

Dado el impacto de este programa en mi vida profesional y personal, poco después de mi regreso a México y por diversas circunstancias, tomé la decisión de crear mi propia firma en Gestión Tecnológica con base en protección de Propiedad Intelectual, así que, en el año 2012, la consultora TEKUGO® se pone en marcha con una filosofía clave que es la capacitación de creadores mexicanos en etapas tempranas de su educación. Esta decisión fue lo mejor que pude haber hecho, ya que tenía que haber valido la pena dejar a mi familia por un año para así poderles ofrecer una mejor calidad de vida en todos los sentidos, tanto de valores adquiridos como de el valor que tiene un conocimiento proveniente de un enorme país como lo es Japón.

Ya había tenido la oportunidad de capacitación en el extranjero antes de participar en este programa, sin embargo, esta capacitación le ha aportado mucho prestigio a mi carrera como asesor y consultor de empresas de base tecnológica, ya que los que conocen Japón saben que sus programas en cursos y capacitaciones cumplen con los estándares más exigentes requeridos en cualquier parte del mundo y eso le da actualmente extrema confianza a los clientes de TEKUGO®.  

Considero que todos los exbecarios México-Japón tenemos un compromiso con México, así que debemos aportar nuestros conocimientos adquiridos y aplicarlos a la sociedad nacional y sentirnos verdaderos agentes de cambio para mejorar poco a poco nuestro entorno personal, familiar, social y nacional.

Desde mi punto de vista muy personal y dada mi actual experiencia, creo fehacientemente que se deben actualizar los temarios de estudio para las diferentes estancias técnicas del “Programa de Formación de Recursos Humanos en la Asociación Estratégica Global México-Japón”, esto con la finalidad de estar al día con las necesidades del México y lo que se puede aprender en Japón para cubrir tales necesidades al regreso de la capacitación.

Con la celebración del 50 aniversario de este emblemático Programa de Intercambio México Japón que la JICA ha venido coordinando con el CONACYT, exhorto a todos los interesados a participar en este programa, a que se preparen y capaciten para afrontar cualquier reto que se impongan, ya sea como empleados o empresarios.

Arturo Broca Nucamendi
Exbecario México-Japón y Director General de Tekugo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario